Hace pocas semanas que dejamos atrás el invierno. Con la llegada de la primavera la temperatura incrementa y las facturas por el uso de calefacción descienden. Después de un largo periodo de funcionamiento, empezamos a usar menos la caldera para la calefacción y, por este motivo, es el momento ideal para revisarla y dejarla preparada para maximizar el rendimiento en la siguiente temporada de frío.

Hoy te presentamos algunos tips y consejos para evaluar y preservar el mantenimiento de la caldera con el fin de potenciar su rendimiento.

Consejos

  • Revisa la presión: comprueba frecuentemente la presión de tu equipo. Esta debe mantenerse entre 1 y 1,5 bares cuando se encuentra en frío. Sin embargo, cuando esta cifra baja o desciende puede comprometer el rendimiento de la caldera.
  • Purga los radiadores: el proceso que consiste en eliminar el aire sobrante de los radiadores, la acumulación de aire suele generar un mayor consumo y un menor rendimiento. Si hay aire acumulado escucharás ruidos en el sistema. Por ello, es recomendable hacer este procedimiento una vez al año, en una época en la que el sistema de calefacción se use poco o nada, como en la primavera.
  • Color de la llama: la llama debe mantenerse de color azul oscuro, y no debe producir humo. Las tonalidades amarillas o naranjas evidencian problemas en la combustión.
  • Ventilación adecuada: la ventilación adecuada es improtante a fin de evitar obstrucciones o disminuciones en el rendimiento.

Finalmente, recordar que el mantenimiento periódico es indispensable, ya que no sólo garantiza el óptimo rendimiento del sistema de calefacción sino también evita riesgos, y preserva la seguridad de los habitantes del hogar. Por este motivo, os recomendamos realizar revisiones cada 4 o 5 años de la mano de un profesional cualificado para que se encargue de comprobar cada detalle y prepararla para maximizar el rendimiento para el siguiente periodo de uso.

También disponible en: Català