¿Cómo limpiar el depósito de gasoil?

¿Cómo limpiar el depósito de gasoil?

El gasoil, también conocido como gasóleo, es un hidrocarburo usado en diversos sistemas de calefacción, los cuales suelen ser de larga vida útil. Sin embargo, es importante limpiar el depósito de gasoil apropiadamente y con la frecuencia debida para potenciar su duración.

¿Por qué se debe limpiar el depósito de gasoil?

Las razones de limpiar el depósito de gasoil son variadas, y están directamente asociadas al uso: impurezas presentes en el combustible que puedan desencadenar efectos corrosivos en el depósito, cambios de temperatura, altas presiones, presencia de agua y contaminación microbiana.

¿Cada cuánto tiempo es necesario limpiarlo?

Los depósitos de gasoil son generalmente de buena calidad. Aún así, es importante recordar que, por las razones ya comentadas, es importante realizar una limpieza periódica para evitar un deterioro progresivo.

La periodicidad de su limpieza también puede depender del material de fabricación. Por ejemplo, los depósitos de metal requieren un mayor mantenimiento que los de plástico. Independientemente del tipo de material, es recomendable limpiar el interior cada 5 años, como máximo, para eliminar los sedimentos acumulados en el fondo y evitar mayor desgaste en el equipo. Además los restos acumulados suelen causar obstrucciones en el sistema e incrementar el consumo de gasoil.

Factores a tener en cuenta antes de realizar el procedimiento

Para determinar la cantidad de productos necesarios cabe considerar el tamaño del depósito. También es necesario contemplar el nivel de exposición del operario, la inflamabilidad del gasóleo y la reactividad de los productos que se vayan a aplicar con el fin de evitar reacciones de riesgo.

Antes de limpiar el depósito de gasoil, recuerda consultar con un profesional que considere todos estos factores antes de iniciar el proceso:

  • Desgasificado: proceso para disminuir los gases o vapores del combustible con el fin de evitar una posible combustión o explosión.
  • Retiro de los sedimentos: se realiza a través de un sistema de presión de agua y productos químicos especiales para retirar los restos de las paredes y fondo del depósito.
  • Cepillado: consiste en limpiar la superficie del depósito cuando los residuos están muy adheridos.
  • Secado: es el último paso a realizar para evitar la reacción entre cualquier resto de agua y el gasóleo.

Trucos para maximizar el rendimiento de la caldera en primavera

Trucos para maximizar el rendimiento de la caldera en primavera

Hace pocas semanas que dejamos atrás el invierno. Con la llegada de la primavera la temperatura incrementa y las facturas por el uso de calefacción descienden. Después de un largo periodo de funcionamiento, empezamos a usar menos la caldera para la calefacción y, por este motivo, es el momento ideal para revisarla y dejarla preparada para maximizar el rendimiento en la siguiente temporada de frío.

Hoy te presentamos algunos tips y consejos para evaluar y preservar el mantenimiento de la caldera con el fin de potenciar su rendimiento.

Consejos

  • Revisa la presión: comprueba frecuentemente la presión de tu equipo. Esta debe mantenerse entre 1 y 1,5 bares cuando se encuentra en frío. Sin embargo, cuando esta cifra baja o desciende puede comprometer el rendimiento de la caldera.
  • Purga los radiadores: el proceso que consiste en eliminar el aire sobrante de los radiadores, la acumulación de aire suele generar un mayor consumo y un menor rendimiento. Si hay aire acumulado escucharás ruidos en el sistema. Por ello, es recomendable hacer este procedimiento una vez al año, en una época en la que el sistema de calefacción se use poco o nada, como en la primavera.
  • Color de la llama: la llama debe mantenerse de color azul oscuro, y no debe producir humo. Las tonalidades amarillas o naranjas evidencian problemas en la combustión.
  • Ventilación adecuada: la ventilación adecuada es improtante a fin de evitar obstrucciones o disminuciones en el rendimiento.

Finalmente, recordar que el mantenimiento periódico es indispensable, ya que no sólo garantiza el óptimo rendimiento del sistema de calefacción sino también evita riesgos, y preserva la seguridad de los habitantes del hogar. Por este motivo, os recomendamos realizar revisiones cada 4 o 5 años de la mano de un profesional cualificado para que se encargue de comprobar cada detalle y prepararla para maximizar el rendimiento para el siguiente periodo de uso.

Diferencias entre gasolina y gasoil para motores

Diferencias entre gasolina y gasoil para motores

La gasolina y gasoil, también conocido como gasóleo, son productos obtenidos como derivados del petróleo y utilizados ampliamente como combustibles en diferentes medios de transporte, destacando su uso en la industria automotriz, donde se denomina diésel a aquellos motores que emplean gasóleo.

Sin embargo, ambos productos poseen diferencias claves. A continuación te explicamos algunas de las más destacadas, especialmente desde la perspectiva de los motores.

Caso del gasoil

En principio, el diésel se emplea en una extensa gama de vehículos, desde coches pequeños hasta autobuses de transporte o aeronaves. Este se diferencia de la gasolina porque suele ser más económico y subdividirse en tres categorías: el gasóleo A, B o C, los cuales generan hasta un 10% más de energía que la gasolina.

Además, cuentan con una mayor vida útil, ya que suelen ser motores más pesados y generan mayor ruido. El aceite se cambia cada 20.000 kilómetros y son más exigentes con la batería del vehículo.

Caso de la gasolina

Los motores de gasolina, también conocidos como motores de combustión interna, son los más utilizados a nivel mundial. De hecho, surgieron después del diésel, pero la gasolina está mucho más enfocada en la industria automotriz que en otros ámbitos.

La gasolina necesita más combustible para alcanzar una mayor torsión mecánica. La comprensión es baja, por ello el motor es relativamente silencioso. El aceite se cambia cada 10.000 kilómetros, cuenta con mayor potencia, menor exigencia de la batería y genera menos contaminación ambiental.

Otra de las diferencias radica en el funcionamiento del motor, ya que en la combustión por gasolina, el proceso inicia con una chispa en el interior del cilindro a través de las bujías.

Este proceso no ocurre con los motores diésel, ya que éstos convierten el calor en energía para generar el movimiento del vehículo. Al tratarse de un motor térmico, requiere de altas temperaturas en el aire durante la etapa de comprensión para que funcione.

En Petrolis Figueres somos distribuidores de gasolina y gasoil en el Alt Empordà. Contacta con nosotros para realizar tu pedido a domicilio.

¿Cómo elegir una caldera de gasoil?

¿Cómo elegir una caldera de gasoil?

Las calderas de gasoil son una estupenda alternativa que ofrece múltiples ventajas. A diferencia de otro tipo de calderas, son de fácil instalación y ofrecen un sencillo mantenimiento y eficiencia para tu hogar. Además, instalar una caldera de gasoil es especialmente útil en viviendas con espacios amplios o en aquellas que se encuentran alejadas de la ciudad.

Si estás pensando en instalar una caldera de gasoil puedes seguir las siguientes recomendaciones para elegir la caldera que mejor se adapte a tus necesidades:

  • Sistema de calefacción: considera si la caldera se conectará con un radiador o suelo radiante para determinar ciertas características y asegurarte de que ambos funcionen correctamente.
  • Tipo de caldera: las calderas se clasifican según varios criterios. En general, puedes elegir entre aquellas que funcionan únicamente para la calefacción o las que, además, calientan el agua sanitaria, conocidas como calderas mixtas. Otra característica importante a considerar es el tipo de funcionamiento, es decir, elegir entre calderas de gasoil de acumulación o bien calderas instantáneas. La decisión dependerá de las necesidades específicas de tu vivienda.
  • Características de la vivienda: este es quizás el factor más importante a tener en cuenta. Antes de comprar una caldera de gasoil ten presente las dimensiones y especificaciones de tu hogar para tomar la decisión más acertada.
  • Rendimiento y potencia: compara diferentes modelos y opciones según tus necesidades, tipo funcionamiento, consumo, producción, precio y dimensiones del equipo, relacionando todos estos elementos para que quedes satisfecho con tu elección.

Independientemente del tipo de caldera que elijas, podrás disfrutar de todas las ventajas de las calderas de gasoil: gran rendimiento al mejor precio, funcionamiento seguro, larga vida útil y rapidez.

En resumen, asegúrate de considerar todos estos aspectos como el tipo de vivienda, la zona en la que se encuentra ubicada, el número de baños o si la calefacción funcionará por suelo radiante o mediante un radiador.

Petrolis Figueres es la empresa líder en el suministro de gasoil a domicilio en el Alt Empordà. ¡Llámanos para hacer tu pedido al Tel. +34 972 505 608!

¿Cómo funciona un sistema de calefacción de gasoil?

¿Cómo funciona un sistema de calefacción de gasoil?

Las calderas de gasoil forman parte del sistema de calefacción de gasoil utilizando dicho hidrocarburo como combustible. En las claderas, el agua se desplaza por un circuito de tuberías que llega a los respectivos radiadores. En otras palabras, el combustible almacenado circula desde el tanque, hasta el quemador o cámara de combustión.

Los sistema de calefacción de gasoil

Desde la cámara de combustión, se distribuye en muchas pequeñas gotitas, lo que permite que el quemador emplee los electrodos para generar energía eléctrica, capaz de producir llamas controladas, quienes se encargaran de incrementar la temperatura del intercambiador de calor y, por supuesto, el quemador. En ésta zona se acota el humo de la combustión que circula a otra cámara hasta que se elimina.

Esta expulsión de humo debe realizarse adecuadamente y adecuarse a una serie de normas para que suceda de forma segura. Por este motivo, debe ser diseñada por un profesional preparado y certificado en el tema.

Ahora bien, por el intercambiador atraviesa el agua, la cual estará en contacto con las llamas y hará posible que recibas agua caliente en el grifo que abras, o se encargará de suministrarla a los radiadores.

Además, las calderas de gasoil disponen de funcionamientos muy variables. Por ejemplo, algunas de ellas se emplean para producir agua caliente destinada al sistema de tuberías, es decir agua sanitaria, otras se utilizan para alimentar los radiadores e incluso las de funcionamiento mixto, que se encargan de fusionar ambos mecanismos para proporcionar agua sanitaria y a su vez alimentar el radiador.

Así que las calderas de gasoil son una opción ideal que destaca por su carácter independiente, ya que no se suministra por red de distribución, y que cuentan con grandes ventajas asociadas con al precio, potencia, eficiencia energética, rendimiento y bajo coste de mantenimiento.

7 Trucos para ahorrar en calefacción

7 Trucos para ahorrar en calefacción

Para intentar minimizar el gasto en calefacción, te proponemos una serie de consejos o trucos para ahorrar en calefacción.

¿Cómo ahorrar en calefacción?

1. No utilices los radiadores como secadora. Aunque a veces pueda resultar tentador calentar la ropa poniéndola sobre los radiadores, esta es una práctica muy nociva. Tapar estos equipos imposibilita el normal flujo del aire y reduce su eficiencia notablemente.

2. Elige siempre la mejor tecnología. Si cuentas con un equipo o un sistema de calefacción muy antiguo, quizás te salga más rentable renovarlo. Si vas a comprar un equipo individual, busca aquellos con una mejor calificación energética (A+, A++ o A+++).

3. ¡Cuidado con las fugas! El correcto aislamiento es fundamental. Comprueba que el calor no se te está escapando por las ventas o la puerta. Hasta el 30% de las necesidades de calefacción se deben a pérdidas de calor.

4. Purga los radiadores. Después de meses de inactividad lo más recomendable es purgar los radiadores. Se recomienda que al inicio de la temporada de calefacción se saque el aire que se acumula en el interior de estos equipos para favorecer su correcto funcionamiento.

5. Busca la temperatura de confort; no te pases. Cada grado que subas la temperatura cuenta. Si necesitas poner la temperatura a 24 o 25 ºC es porque no estás suficientemente abrigado o tu sistema no funciona de forma apropiada.

6. Utiliza el sol para tu beneficio. La luz es calor. Durante el día, deja las persianas levantadas para calentar tu hogar con más facilidad.

7. Sácale el máximo partido a tu termostato. Cada vez más sistemas de calefacción pueden ser controlados con termostatos inteligentes. Aprovecha las programaciones horarias, ajusta tu sistemas a tu ritmo de vida y el de los tuyos.